• Selene Valerio

Los mejores consejos para ahorrar energía en casa

¡Hola de nuevo!

Tanto si necesitas recortar unos euros de la factura de la luz como si no, siempre está bien intentar ser responsable con el consumo de energía y optimizar el hogar lo máximo posible. Muchas veces hasta que no nos llevamos un susto con alguna factura no se nos ocurre ser más conscientes de la electricidad que consumimos.


Antes de nada vamos a ver por qué deberíamos empezar a hacer un ahorro energético cuanto antes:

• No hay suministro de energía infinito si proviene de fuentes no renovables

• Reducir el consumo de electricidad es uno de los métodos más sencillos y rápidos de ayudar al medioambiente

• Nos ahorramos unas monedas todos los meses


En el post de hoy he querido hacer un resumen de los que para mí son los mejores consejos para ahorrar energía en casa. Ten en cuenta que no se trata de ningún milagro y que vas a tener que ser constante con todos ellos para de verdad notar una reducción de consumo al mes.



Aprovecha la luz natural


Mantén las luces apagadas tanto como sea posible. Para mantener los espacios iluminados además de escoger unas cortinas que no sean muy tupidas, intenta que los colores de las paredes sean lo más claros posibles.


Cuando te quedes sin luz y si no es necesario encender las bombillas pero quieres darle algo de ambiente a la estancia, enciende unas velas o farolillos de interior. Si son grandes y aromáticas, mejor.



Asegura las ventanas


Un punto muy importante para no perder energía es el aislamiento del hogar. Si no cuentas con ventanas de PVC, te recomiendo que instales burletes en todas las ventanas y puertas que den al exterior.


Es una alternativa muchísimo más barata, evidentemente, a cambiar ventanas y puertas y además la instalación la podría hacer un mono con los ojos cerrados.


Renueva todas tus bombillas por unas de bajo consumo


Hay dos tipos de bombillas de bajo consumo:


Bombillas de tipo LED. Son las que más tiempo duran y las que menos electricidad consumen, aunque resultan algo más caras y renovar la casa entera sería una inversión mayor a otro tipo de bombillas.

Hay que tener en cuenta que son la opción menos responsable con el medioambiente.


Bombillas fluorescentes. También consumen muy poco aunque tardan en iluminar del todo. Son el tipo de bombilla que no puedes encender y apagar constantemente porque se estropearán antes.


Las bombillas halógenas, a pesar de que iluminan como ninguna otra, no tienen tanta durabilidad y a pesar de ser las más baratas también son las que más electricidad consumen.


Tienes que tener en cuenta que no puedes confiarte y dejarlas encendidas mucho tiempo con la excusa de que consumen poco porque al final acabarás pagando lo mismo.


Si tienes una terraza o jardín puedes optar por iluminación solar. Puedes encontrar soluciones solares en Leroy Merlin y hasta en Tedi. Yo tengo unas balizas solares en el huerto urbano que se cargan durante el día y dan algo de luz en la noche.




Pásate a la tarifa de discriminación horaria


Supone un ahorro importante en la factura de la luz porque consiste en diferentes tarifas por el consumo de energía en función de la hora del día. En esta situación el tramo horario más barato supondría un ahorro de casi el 50%, aunque siempre teniendo en cuenta que hay que evitar usar demasiada electricidad en las horas puntas porque estos tramos resultan un 20% más caros.


Los tramos más baratos en invierno son de las 22h a las 12h y en verano de 23h a 13h.


Según la OCU, para notar diferencia en el consumo de energía necesitarías tan solo un 30% de consumo durante las horas más baratas.


Asegúrate de que tu potencia contratada es la que necesitas


Consulta la potencia que tienes contratada y mira a ver si es la que realmente necesitas porque tal vez estés pagando de más.


Te voy a contar mi experiencia personal. Hace un año que vine a vivir a un maravilloso piso (de alquiler) en el que el horno parecía no funcionar. Resultó que no había potencia suficiente contratada. Después de pensarlo un tiempo, la solución más eficiente fue no subir la potencia (entre otras cosas porque aumenta el precio de la factura que no veas) y comprar un horno microondas de bajo consumo que además de hacer la misma función, consume muchísimo menos que un horno convencional.


Siempre electrodomésticos de bajo consumo


No todo el mundo se puede permitir renovar el microondas o la lavadora, pero si alguno se te ha estropeado, no dudes en invertir un poco más en aquellos que te garanticen la mejor calificación energética.


Uso responsable de electrodomésticos


Por ejemplo, considera si necesitas planchar cada colada, si puedes poner la lavadora a 40ºC máximo para consumir menos, intenta abrir menos la nevera o el congelador, aprovecha el calor residual para terminar de cocinar las comidas, evita el uso del secador, no dejes la pantalla del ordenador encendida...


También tienes que mantener tus pequeños y grandes electrodomésticos en pleno funcionamiento y limpios para que no den problemas y su funcionamiento sea de lo más eficiente.


Acuérdate también de apagar los aparatos y regletas que no uses, y desenchufar todo lo que sea posible cuando no se esté utilizando.


Ajusta el gasto de calefacción


Sobre todo si se trata de calefacción eléctrica.

La temperatura media recomendada es de entre 19ºC y 21ºC. Para mantener la temperatura durante el invierno puedes ayudarte de alfombras o cortinas más gruesas.


En verano procura ventilar por la noche o a primera hora de la mañana para evitar que se caliente demasiado el hogar y que luego tengas que usar más el aire acondicionado.


Otros consejos


Aquí tienes un listado de diferentes consejos que no son tan importantes como los anteriores pero que funcionan y ayudan a reducir el consumo de energía:


• Mantén la nevera alejada de fuentes de calor

• No abras el horno cuando está en uso

• Descongela los alimentos sin uso del microondas

• No utilices secadora para la ropa ni el secado del lavavajillas

• Intenta no poner la lavadora tan a menudo y hazlo en las horas de consumo más barato

• No guardes platos calientes en la nevera

• Utiliza ollas y sartenes que se adapten al tamaño de la vitro, para que no se pierda calor

• Escoge ventiladores de techo y no aire acondicionado

• Apaga las luces de las habitaciones cuando te vayas

• En invierno usa edredones gorditos y mantas. Además puedes calentar la cama con mantas eléctricas o bolsas de agua caliente

• Si tienes frío, tápate en lugar de subir la calefacción

• No ventiles más de diez minutos la casa durante el invierno

• Cierra las puertas de las habitaciones con calefacción puesta


Espero que te hayan servido todos estos tips y que te pongas manos a la obra para ahorrarte unos dinerillos todos los meses.


¿Cuáles de estos consejos ya llevas a cabo y cuáles recomendarías que no he mencionado en este post?


¡Muchas gracias por leerme!



Este espacio ha sido desinfectado

No te olvides de lavarte las manos a menudo

¿Qué te apetece leer?

  • Youtube Wonderlandia
  • Pinterest Wonderlandia
  • Instagram Wonderlandia

© 2020 by Selene. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now